Seleccionar página

Hoy os queremos hablar de los tumores de bazo desde la Cínica Veterinaria del Estadio, en Cádiz:

  • El tumor de bazo es un tipo de cáncer que es común en perros y relativamente raro  y sus signos a menudo dependen de la localización del tumor, que van desde la ausencia de síntomas en absoluto a la distensión abdominal, intolerancia al ejercicio, dificultad para respirar, colapso y masas blandas o duras en la piel.
  • El diagnóstico puede requerir una serie de pruebas, incluyendo un recuento sanguíneo completo, un panel de química sanguínea, y análisis de orina; radiografías de pecho o abdomen (rayos X), ecografía y aspiración con aguja fina (para obtener una muestra de células) o biopsia (para obtener una muestra de tejido).
  • Generalmente, el tratamiento consiste en la extirpación quirúrgica de la masa y posiblemente quimioterapia.

¿Qué es el hemangiosarcoma?

El hemangiosarcoma es un tipo de tumor maligno (cáncer) que se origina en las células que recubren los vasos sanguíneos. Tiende a ocurrir en perros de edad media a perros viejos, pastor alemán y perros perdigueros dorados, y es relativamente raro en los gatos. El hemangiosarcoma puede ocurrir en cualquier parte del cuerpo, pero por lo general surge del bazo, el corazón, la piel o el hígado en los perros. En los gatos, los hemangiosarcomas son en su mayoría encontrados en o inmediatamente bajo la piel, pero también pueden ocurrir en los órganos internos o la boca.

¿Cuáles son los signos clínicos del hemangiosarcoma?

Los signos clínicos del hemangiosarcoma generalmente dependen de la localización del tumor. Los perros con tumores del bazo pueden no presentar signos en absoluto, o pueden experimentar anorexia (falta de apetito), letargo (falta de energía), pérdida de peso, distensión abdominal, y colapso repentino o muerte debido a la rotura del tumor y hemorragia interna.

Los tumores del corazón impiden que el corazón bombee la sangre con eficacia. Los perros afectados pueden experimentar pérdida de peso, dificultad para respirar, intolerancia al ejercicio, episodios de desmayos y acumulación de líquido en el abdomen. Los hemangiosarcoma también pueden resultar en lesiones en la piel, que puede ser (1) nódulos firmes o suaves, de color rojo o negro en la superficie de la piel, o (2) bultos justo debajo de lo que parece ser piel normal. Los perros con pelo corto blanco parecen estar predispuestos (más susceptibles) a este tipo de hemangiosarcoma.

¿Cómo se diagnostica el hemangiosarcoma?

Su médico veterinario puede recomendar una serie de pruebas para ayudar a determinar si su mascota tiene un hemangiosarcoma:

  • Recuento sanguíneo completo, perfil bioquímico sanguíneo y análisis de orina: Estas pruebas ayudarán a su médico veterinario a evaluar la salud general de su mascota y, en algunos casos, proporcionar pistas sobre los órganos que pueden verse afectados.
  • Radiografías (rayos X): Si su médico veterinario sospecha de un tumor interno, radiografías abdominales o del pecho pueden ayudar a mostrar anomalías en el corazón, el bazo y otros órganos.
  • Ecografía: Si se detecta una masa en las radiografías, una ecografía puede proporcionar una vista más detallada. Por ejemplo, la sonda de ultrasonido le permitirá a su médico veterinario ver el interior de las cavidades del corazón para ver la masa y su efecto sobre la función cardíaca. Si es necesario, su médico veterinario puede recomendar una TC (tomografía computarizada) o MRI (imagen de resonancia magnética) para obtener información más detallada.
  • Abdominocentesis: Si su mascota tiene líquido en su abdomen, una aguja puede ser insertada en el abdomen para obtener una muestra de líquido para su evaluación.
  • Aspiración con aguja fina: Independiente de si la masa afecta la piel o un órgano interno, se necesita una muestra de células para diagnosticar definitivamente el hemangiosarcoma. Se introduce una aguja en la masa, y las células se extraen para examinarlas en el microscopio.
  • Biopsia: Si se necesita una muestra más grande de lo que es posible con la aspiración con aguja fina, su médico veterinario puede recomendar una biopsia (muestra de tejido).
  • Cirugía exploratoria: En algunos casos, como en una masa esplénica, su médico veterinario puede recomendar la extirpación quirúrgica del bazo y el examen de otros órganos abdominales (como el hígado) para buscar evidencia de cáncer en otros lugares. Cuando se retira el bazo, este se somete generalmente a un laboratorio para determinar si la masa es benigna o maligna. Durante la cirugía exploratoria, se pueden obtener también muestras de tejidos de otros órganos y se someten a análisis de laboratorio.

Tratamiento y pronóstico

El tratamiento generalmente requiere la extirpación quirúrgica de la masa, siempre que sea posible. Debido a que este tipo de cáncer puede metastatizar (diseminarse) a otros lugares, como los pulmones, los riñones, los músculos, el cerebro y la médula espinal, su médico veterinario puede referirlo a un médico veterinario oncólogo (especialista en cáncer) para obtener más información sobre los tratamientos adicionales, tales como la quimioterapia, y los pronósticos asociados con ellos.