Seleccionar página

Muchos de los felinos que se encuentran en refugios provienen de circunstancias desafortunadas, y a menudo han experimentado abandono o abuso.

Por eso nuestros veterinarios de Cádiz quieren daros algunos consejos para entender a estos gatitos.

Algunos gatos pueden tener dificultades para adaptarse y socializar en el nuevo entorno y a menudo, pueden mostrar comportamientos nerviosos y retirarse del contacto humano. 

Sin embargo, los gatos nerviosos no son una causa perdida y pueden ser fantásticos compañeros felinos.

Algunos dueños que han vivido la experiencia de adoptar un gato nervioso, afirman que los gatos en el refugio pueden estar extremadamente nerviosos por las personas y que huyen si alguien se les acerca.

Los gatos nerviosos necesitan un hogar tranquilo y silencioso donde puedan aprender lentamente a adaptarse. Necesitan lugares para esconderse y sentirse seguros, ya que lo más probable es que pasen la mayoría, si no todo el tiempo allí cuando lleguen por primera vez.

Inicialmente a un gato nervioso puedes asignarle una habitación que le ayude a acostumbrarse al nuevo entorno y rutina, para que le sea más fácil explorar el resto de la casa.

Lo más importante es la paciencia; El progreso de un gato debe ser a su ritmo. Cuando llegan por primera vez, es mejor dejar que observen el nuevo entorno, ya que prestarles atención constante u obligarlos a salir del escondite solo puede ponerlos más nerviosos e inseguros.

La mayoría de los gatos nerviosos habrán tenido poco o ningún contacto con personas, por lo que no es raro que inicialmente se tensen o retrocedan en los primeros intentos de intentar acariciarlos.

 

Es posible que a algunos gatos no les guste que los recojan, pero acariciarlos un poco más cada semana puede ayudarlos a sentirse más cómodos y sociables.

Contrariamente a lo que se cree, a los gatos nerviosos todavía les encanta jugar y pueden necesitar liberar parte de la energía acumulada si han estado recluidos.

Utilizar juguetes es una excelente manera de distraer y alentarlos a salir del  escondite, aunque al principio pueden ser muy escépticos.  

¡Cada gato es diferente y algunos tardan más que otros en adaptarse, debes tener paciencia con tu nuevo miembro de la familia!

Especialistas en la salud de tu macota.