Seleccionar página

Dentro del mes de la salud bucodental, Pipo nos presenta su caso.

Este pequeñajo es Pipo y ha venido a La Clínica Veterinaria del Estadio, en Cádiz, a quitarse los molares. Muchas veces nuestros conejitos se enfrentan a un crecimiento descontrolado de los incisivos o de los molares, como es estecaso, lo que les provoca heridas con fuerte dolor.

Por eso empiezan a babear y en muchas ocasiones dejan de comer. Este problema es muy grave, pues nos jugamos la salud y la vida de nuestros pequeños amigos.

Por eso Pipo ha sido intervenido de una extracción de molares y así de bien se ha recuperado, que según ha terminado su postoperatorio ya estaba deseando comer su alimento preferido: el Tomate!!!!