Seleccionar página

Desde La Clínica del Estadio te contamos algunos tipos de entrenamientos para tu mascota. El entrenamiento es una excelente manera de vincularte con tu perro y os ayuda a construir una relación más estable.

 

Cómo entrenar a un perro para que se siente

Enseñar a tu perro a sentarse es una excelente manera para comenzar con el entrenamiento. Por ejemplo, enseñarle al perro a sentarse en las aceras puede hacer que cruzar los semáforos sea más seguro y pedirle que se siente, al saludar a las personas significa que es menos probable que salten hacia ellas.

 

Enseña a tu perro a sentarse en seis pasos:

  1.  Con el perro en posición de pie, sostén una sabrosa recompensa cerca de su nariz.
  2. Manteniendo la golosina cerca de la nariz del perro, mueve tu mano en un arco sobre su cabeza. Cuando el perro levante la cabeza para seguir la golosina, se sentará en el suelo. En el instante en que se sienta, felicítalo y dale el premio.
  3. Practica esto varias veces en sesiones cortas pero regulares.
  4. Como el perro siempre recibe un regalo por sentarse, pronto descubrirás que se sienta más tiempo. Ahora puedes agregar la palabra clave como «Siéntate» para acatar la orden. Ten cuidado de no decirlo antes de que el perro se coloque en posición o puede asociarlo con un movimiento incorrecto.
  5. Practica esto varias veces.
  6. Dale una señal de «bien» para que el perro sepa cuándo ha terminado su entrenamiento.

 

Cómo entrenar a un perro para que se acueste

 

Una vez que tu mascota haya dominado el ‘Siéntate’, es hora de enseñarle a acostarse. Este es un comportamiento útil cuando desea que el perro se relaje, ya sea en casa o fuera de casa. Con el  perro en una posición sentada y una golosina en la mano, muévela desde la nariz del perro hacia tu pecho y luego hacia abajo, al suelo. Sigue estos seis sencillos pasos para que tu perro se acueste:

  1. El perro debe seguir el entrenamiento en una posición acostada. Elogia y recompensa con el regalo de inmediato.
  2. Practica esto varias veces.
  3. Cuando el perro está siguiendo fácilmente la golosina en una posición baja, puedes comenzar a decir la palabra «abajo» justo cuando está bajando.
  4. Practica esto nuevamente.
  5. Mientras el perro esté acostado, dale golosinas, esto aumentará el tiempo que pasa acostado.

 Consejo extra:

Practica con frecuencia y en diferentes lugares: una vez que el perro haya aprendido en casa, comienza a practicar en entornos como el jardín o un parque.

 

Cómo entrenar a un perro para que se quede

Enseñarle al perro a ‘esperar’ o ‘quedarse’ es un comportamiento simple  y puede ser realmente útil para mantener al perro seguro, por ejemplo, pedirle que se quede en la parte trasera del coche mientras le sujetas el collar. Necesitarás que el perro tenga buena práctica en órdenes antes de pasar a «quedarse»

 Recomendamos los siguientes pasos:

  1. Pídele a tu perro que se acueste.
  2. Enseña al perro una señal con la mano, por ejemplo, una señal de «alto» con la palma de la mano hacia él.
  3. En lugar de darle al perro el regalo de inmediato, espera unos segundos. Di ‘quédate’ y luego recompensa. Es importante recompensarlo mientras todavía está acostado y no si se ha vuelto a levantar.
  4. Practica esto muchas veces en sesiones cortas pero regulares, aumentando gradualmente el tiempo que el perro permanece en la posición baja.
  5. A continuación, puedes comenzar a aumentar la distancia entre ambos. Comienza dando un paso atrás antes de darle la recompensa y luego, lenta y gradualmente, aumenta la distancia.
  6. Practica en muchos lugares diferentes: alrededor de la casa, en el jardín, con amigos y en el parque.

Consejos extra:

-Es importante extender gradualmente el tiempo que desea que el perro se quede.Practica regularmente y aumenta el tiempo unos segundos cada vez.

-Estate atento a las señales de que tu mascota va a romper el ‘quedarse’ y antes de que lo haga ofrécele una recompensa: prepáralo para ganar en lugar de fallar.

-También puedes enseñarle al perro a permanecer en una posición de ‘sentarse’. 

    ¡Sigue los pasos anteriores y diviértete entrenando a tu mascota y no olvides que, ante cualquier duda, es recomendable consultar a tu veterinario.