Seleccionar página

Nuestros veterinarios de la clínica del Estadio hablan de la hidroterapia, una técnica de rehabilitación para mascotas.

Agua tibia

Los hidoterapeutas caninos usualmente usan agua tibia para sus programas de rehabilitación, ya que el agua fría contrae los vasos sanguíneos y reduce el flujo sanguíneo, lo que hace que el trabajo de los músculos sea menos eficiente. El agua tibia aumenta la circulación de la sangre a los músculos, esto aumenta la alimentación de nutrientes y oxígeno, elimina el desperdicio muscular y promueve una reducción del dolor y la rigidez debido a la relajación de los músculos.

La buena circulación de la sangre reducirá cualquier hinchazón o dolor alrededor de una extremidad o articulación que permita un mayor movimiento desinhibido, nuevamente, aumentando la musculatura.

Otros beneficios

Hay muchos otros beneficios para la salud empleando la hidroterapia, además de la regeneración muscular. El sistema respiratorio de un perro mejorará enormemente a medida que el pecho y los músculos que solían respirar necesitan trabajar más para combatir la presión que el agua ejerce sobre ellos. A medida que los músculos se desarrollan y fortalecen, también lo hace el sistema respiratorio en su conjunto.

Del mismo modo, el corazón tiene que trabajar más para distribuir nutrientes a todos los músculos que el cuerpo está utilizando y, por lo tanto, se fortalece.

Consulta al veterinario

La mayoría de los perros disfrutarán de la hidroterapia. Es imprescindible que consultes al veterinario antes de llevar a tu perro a cualquier sesión de hidroterapia.

Flotabilidad

Todo esto suena como un trabajo duro para el perro, pero no hay de que preocuparse. Si bien la resistencia al agua funciona más en todo el cuerpo, también proporciona flotabilidad, lo que significa que se reduce la carga sobre las articulaciones que soportan peso. Los ejercicios que se ejecutan en la piscina ejercerán menos presión sobre los huesos y las extremidades de un perro, que si se realizaran los mismos ejercicios en tierra, donde cada pisada crea una onda de choque que sube por la extremidad y es absorbida por los huesos, las articulaciones y los tendones. A lo que, para un perro que tiene extremidades debilitadas, fuerza muscular agotada o una falta general de movimiento, estas sacudidas de presión podría empeorar la condición.

Por ejemplo, un perro que sufre de artritis severa no podría moverse tan libremente en tierra como lo haría en el agua, ya que causaría más dolor o daño a sus extremidades.

Presion hidrostática

El agua también aplica presión hidrostática en todo el cuerpo, lo que significa que reducirá la hinchazón al alejar el líquido corporal de los puntos, articulaciones o extremidades afectadas. Tanto la presión hidrostática como la flotabilidad funcionan para apoyar el cuerpo del perro durante el ejercicio, lo que puede ayudar a recargar una extremidad débil después de la cirugía y también realinear el patrón de marcha de un perro; particularmente útil para afecciones neurológicas.

La flotabilidad sin esfuerzo del agua combinada con no hacer golpes de impacto repentinos, giros, caídas o movimientos abrasivos, hace que la hidroterapia sea una forma segura, válida y positiva de rehabilitación para perros.