Seleccionar página

Para aquellos que conviven con mascotas y niños en el mismo hogar, puede ser muy alegre ver sus interacciones.

Muchas personas se preguntan qué mascota es más compatible con una familia con hijos, y nuestros veterinarios de Cádiz dicen que hay una serie de factores a considerar.

 

Mascotas pequeñas

Las mascotas pequeñas, como las ratas, los conejillos de indias, los hámsters y los conejos, son buenas «mascotas iniciales» para niños. Por lo general, son más convenientes, ya que ocupan menos espacio y requieren un poco menos de atención que un animal más grande. Los conejillos de Indias y los conejos pueden vivir en el jardín, y los roedores pueden vivir en jaulas que no ocupan una gran cantidad de espacio en la casa. 

Sin embargo, las mascotas pequeñas generalmente son menos resistentes al manejo rudo y muchas especies son nocturnas. Como la mayoría de estas mascotas son animales de presa, es posible que no toleren ser manipulados en absoluto, dependiendo del temperamento individual.

Si bien quieres enseñar a tu niño la responsabilidad de cuidar una mascota, muchas veces, cuando los niños se desinteresan, la mascota puede quedar en el limbo: siempre es mejor supervisar a un niño a fondo cuando  tiene una mascota.

A medida que los niños crecen, sus pasatiempos y pasiones pueden cambiar enormemente, por lo que es imposible saber con certeza que el interés de un joven continuará durante toda la vida de la mascota. Esto puede significar que tu, como padre o madre, tendrás que asumir la responsabilidad total de esta mascota o de lo contrario quedará abandonada. 

 

Gatos

Las familias con un estilo de vida ocupado a menudo tienden hacia los gatos, ya que son espíritus independientes que no requieren tanta interacción o mantenimiento como algunas otras especies. Puedes incluir al niño o niños, en tareas básicas como alimentar, mantener los cuencos de agua llenos y (si corresponde) vaciar y limpiar la caja de arena. Los gatos pueden ser un poco mercuriales en su deseo de afecto, por lo que tendrás que enseñarle a tu hijo a respetar los límites e interpretar el lenguaje corporal para que sepa cuándo jugar y cuándo el gato necesita espacio.

Si bien los gatos pueden ser compañeros maravillosos, es posible que no sean demasiado amables a la hora de que los niños curiosos quieran jugar con sus colas u orejas, por lo que vale la pena tener esto en cuenta al tomar una decisión.

Perros

La practicidad de esto dependerá, en parte, de cómo sea el calendario familiar en conjunto. Si los adultos de la casa trabajan a tiempo completo, puede que no sea necesariamente factible tener un perro, a menos que haya flexibilidad en la rutina diaria para permitir la socialización, el tiempo de alimentación y las caminatas. Sin embargo, si sabes que tu familia puede satisfacer las necesidades de un perro, son incorporaciones increíbles. Si tu hijo/os son pequeños, podrías considerar adoptar un perro mayor, con esto puedes tener una mejor idea del temperamento  que con un cachorro.

Por otro lado, si tus hijos son más mayores, pueden participar plenamente en la capacitación y el cuidado de un cachorro. Es una excelente manera de inculcar un sentido de responsabilidad en los niños, sin mencionar que involucra a la mascota con la dinámica familiar.

¿Cuál es tu experiencia?¡Cuéntanos! y si quieres más consejos visita nuestro Blog.