Seleccionar página

Hoy en nuestra Clínica del Estadio en Cádiz, nuestros veterinarios quieren hablarte de este tema, que debería ser detenido con rapidez.

Millones de animales se utilizan en laboratorios de todo el mundo en pruebas para evaluar la seguridad de los productos químicos. Los productos químicos forman la base o se agregan a una gran variedad de productos en el uso diario. Esto incluye pinturas, tintes, plásticos, pesticidas, productos de limpieza para el hogar, cosméticos y aditivos alimentarios. Las leyes de la UE indican a los fabricantes cómo deben probar sus productos químicos por seguridad. Diferentes leyes cubren distintos tipos de productos, y cumplir con estas leyes generalmente requiere el uso de pruebas en animales.

Debido a que muchos productos químicos son perjudiciales, y  las pruebas de seguridad pueden implicar un sufrimiento y muerte de los animales al final de una prueba. Los tipos de animales utilizados en su mayoría incluyen un gran número de ratones, ratas y peces, así como un menor número de conejos, conejillos de indias, pájaros y perros. Para poder usar productos químicos de manera segura, es necesario saber exactamente cuán nocivo es cada uno, tanto para las personas como para la vida silvestre.

Algunos productos químicos son muy peligrosos e, incluso en dosis bajas, pueden causar la muerte de las personas expuestas a ellos. Otros son un poco más seguros para el uso de las personas, pero una dosis muy alta o un largo tiempo de uso de este químico, puede causar efectos severos.  Los tipos de pruebas por pruebas pueden ser:

  • usar conejos de indias para evaluar si un químico puede causar reacción alérgica en la piel.
  • estudiar, si se exponen ratas y ratones a una sustancia química durante toda su vida, puede causar cáncer.

La necesidad de pruebas de seguridad en animales debe ser cuestionada. No todos los productos químicos tienen un valor real para la sociedad, y no todas las pruebas son útiles para decidir cómo proteger a los usuarios de un producto químico.

Muchas pruebas de seguridad animal son muy malas para predecir exactamente lo que un químico hará a las personas. El desarrollo y el uso de métodos alternativos más confiables beneficiaría a la salud y la seguridad humana, además de eliminar una gran cantidad de sufrimiento animal.

Si te gustó esta entrada, puedes leer más en nuestro blog.