Seleccionar página

La interrupción de rutinas pueden ser muy difíciles en humanos tanto como para perros o gatos. Desde la Clínica Veterinaria del Estadio en Cádiz te contamos algunas estrategias simples que pueden ayudar a que la mudanza con tu mascota sea más fácil y segura para ambos, ¡dejándolos libres para disfrutar de su nuevo hogar!

Antes de mudarte 

Uso de feromonas

Los gatos producen una feromona cuando se sienten seguros, lo que les ayuda a identificar el hogar. Éstos esparcen su feromona por la casa frotándose la cara con cosas. Puedes comprar difusores o aerosoles enchufables que infunden esta feromona en el aire, esto ayuda a los gatos a sentirse más tranquilos y seguros. Mantener la calma de un gato es más fácil que calmar a un gato estresado, por lo que debes enchufar un difusor al menos 24 horas antes de comenzar cualquier cambio en casa, incluido el embalaje para moverte.

Mantén tu rutina igual mientras haces las cajas

Nuestro gato está acostumbrado a una rutina. Es posible que esto no esté reglamentado, pero sabrán en general cuándo son los tiempos de comida y descanso, y cuándo pasarán tiempo contigo y cuándo estarán solos. Esta rutina es importante y le da a al gato una sensación de seguridad y control en su entorno familiar.

Haz una zona segura para gatos

Mover lentamente la comida, el agua, la ropa de cama, los juguetes preferidos y la bandeja de arena del gato a una habitación tranquila como una habitación libre puede ayudar a crear un ‘hogar dentro de una casa’ donde el gato pueda sentirse seguro si hay mucha interrupción en otro lugar de la casa. Mover las pertenencias de tu mascota debe ocurrir lentamente y tu refugio para gatos debe establecerse al menos una semana antes de que se mueva para que se acostumbre por completo.

 Saca la caja de viaje del gato

 Si solo sacas la caja del gato justo antes de un viaje, el gato rápidamente asociará la caja con el movimiento, y probablemente con viajes al veterinario. Tener la caja abierta y en la casa durante unas semanas antes de su viaje permitirá que tu gato se acostumbre: intenta poner golosinas o juguetes favoritos allí, para ayudar a tu gato a obtener una vista más positiva de la caja, o usa un aerosol de feromona para que la caja parezca más atractiva.

 Viajar con tu gato

 Si tu gato no viaja bien, habla con tu veterinario con anticipación sobre cómo actuar frente a esto: puede sugerirte diferentes tipos de transportines, asesorar sobre cuándo alimentarlo y otros consejos dependiendo de tu mascota, las circunstancias y duración del viaje.

 Registrarse con un veterinario local

 Justo antes de mudarse, o lo antes posible, debe registrar al gato con un veterinario local. Con un entorno desconocido y muchas puertas abiertas y extraños, es fácil que el gato tenga un accidente, por lo que es importante asegurarse de saber qué hacer si hay una emergencia.

Cambiar detalles de microchip

Con muchas puertas abiertas a medida que te mueves en cajas y toda la interrupción del día de mudanza, puede ser fácil para tu gato salir y perderse. Asegúrate de que los detalles del microchip de tu gato estén actualizados con tu nueva dirección, y que tus otros datos de contacto sigan siendo correctos, debes hacerlo aproximadamente un día antes de mudarte como muy tarde. Una nueva etiqueta para el collar del gato, si usa una, también debe hacerse con los nuevos detalles.

Limpia a fondo tu nueva casa, especialmente si los dueños anteriores tenían gatos.

El olor es muy importante para los gatos, mucho más que para los humanos, y son muy sensibles a él. Asegurarse de limpiar a fondo las áreas que podrían tener un olor a otro gato o mascota. Esto ayudará a tu gato a sentir que tu nuevo hogar también es su nuevo hogar más rápido y evitará que desconfíe de cualquier aroma ‘competencia’.

 Compruebe que tu nueva casa es apta para gatos

 Aunque, con los gatos al aire libre, es imposible controlar a dónde van, asegúrate de estar al tanto de los peligros potenciales en el nuevo entorno.

 

El día de la mudanza

Considera dejar a tu gato en otro lugar durante el traslado

Puede que esto no sea posible, pero si lo es, dejar a tu gato en otra casa o un hotel para gatos mientras te mueves ayudará a mantenerlos libres de estrés, ¡así como a liberarte de la preocupación de vigilarlos! Llevar a tu gato a un nuevo hogar cuando todos estén más tranquilos ayudará a mostrarle que este nuevo lugar es un lugar para relajarse: recibirán estas señales emocionales de ti, por lo que esto es una excelente manera de enseñarles que es seguro y tranquilo.  

Pon al gato en su área `segura´

Si no deseas dejar a tu gato en otro lugar, colócalo en la habitación o área que hayas configurado previamente, donde estará cómodo mientras se muda. Esto debe hacerse la noche anterior a la mudanza, para evitar que se pierdan en la mañana. Esto evita tener que vigilarlos, reduce el riesgo de accidentes o pérdidas y brinda un espacio seguro para relajarse. Guarda las pertenencias de tu gato al final, para que no sientan que les están quitando sus pertenencias.

Mantén las rutinas lo mayor posible

Lo mejor es alimentar al gato en su horario normal, con su comida normal, y pasar un poco de tiempo con ellos para recibir atención personalizada. Cuanto más lejos de su rutina diaria vaya, más estresado y receloso se sentirá sobre la situación. Estar calmado también ayudará: el gato leerá tus señales emocionales y es más probable que esté tranquilo.

 De viaje

Viaja con el gato como lo harías normalmente: con un transportin seguro y cerrado, y nunca deben estar libres dentro del entorno del coche. Asegura el portador encajándolo o usando los cinturones de seguridad para sujetarlo. Tranquiliza a tu gato durante todo el viaje y asegúrate de que tenga acceso regular al agua, así como de mantener al transportín alejado de la luz solar directa. Nunca dejes a tu gato en un coche, incluso a la sombra. Si son propensos a enfermarse durante el viaje, retén los alimentos durante 3-4 horas antes de viajar.

Primero desempaca las pertenencias de tu gato

Después de mudarse 

Permitir accidentes

Un nuevo hogar es estresante, e incluso el gato con mejor comportamiento puede tener un accidente de baño al acostumbrarse a su nuevo entorno y rutina, especialmente si generalmente van al baño al aire libre. Se paciente con el gato, no lo regañes y muéstrale dónde se espera que vaya al baño en el futuro. Mantén las bandejas de arena limpias, ya que esto alentará su uso y asegúrate de que haya muchas instalaciones disponibles.

Amplía gradualmente el nuevo territorio del gato

Tener acceso a una gran cantidad de espacio nuevo simultáneamente puede ser muy estresante para un gato. El acceso al nuevo hogar debe hacerse de forma incremental, al ritmo del gato. Cuando lo dejes salir de su habitación segura para ver más de la casa, asegúrate de que todas las puertas y ventanas estén cerradas, ¡incluso los gatos más intrépidos aún no estarán listos para salir!

Salir fuera

Los gatos al aire libre echarán de menos tener acceso al exterior, pero es importante mantenerse firme: muchos gatos se han perdido al salir demasiado pronto y desorientarse, o al intentar regresar a su territorio anterior. Los gatos deben permanecer en el interior de su nueva casa durante al menos tres semanas. Esto les permite considerar la nueva casa como ‘hogar’, marcar el área con aroma y establecerse. Durante este tiempo, rociar la arena para gatos usada del gato alrededor del perímetro del jardín puede prevenir a otros gatos locales que el nuevo gato está en la ciudad y también hace que el jardín huela más familiar cuando comienzas a dejar que tu gato salga por primera vez.

Cuando los dejes salir, no los fuerces afuera, deja la puerta abierta y sal tú mismo, alentándolos a seguir. Si no quieren, intenta nuevamente otro día. Deja la puerta abierta mientras están afuera también, para que puedan regresar si lo desean. Comienza con pequeños viajes cortos y aumenta a medida que tu gato se sienta más seguro con su entorno, hasta que esté feliz de poder ir y venir a su antojo.

De vuelta a casa

El impulso de regresar a una casa vieja puede ser fuerte en los gatos, especialmente si no te has mudado muy lejos. Asegurarse de dar a los nuevos propietarios de su antigua casa sus datos ayudará, por lo que si el gato llega allí, pueden contactarte. Asegúrate de asociar experiencias placenteras con el nuevo hogar, como el aseo y las comidas, y lleva a tu gato a una nueva rutina rápidamente, para ayudarlo a asociar su nueva casa con el centro de su territorio, es decir, el hogar.

 

NO DUDES EN CONTACTARNOS SI NECESITAS MÁS INFORMACIÓN ACERCA DE TRANSPORTAR A TU MASCOTA A UN NUEVO HOGAR.

 

Nuestro equipo

Más de treinta años atendiendo a la salud de las mascotas gaditanas, y arropados por la confianza de nuestros clientes, el equipo de La Clínica del Estadio quiere deciros:

¡¡Gracias!!